viernes, 1 de abril de 2011

EL HÁBITO NO HACE AL MONJE

Los revestimientos cambian la lectura de los ambientes, de hecho un revestimiento de calidad genera una sensación de valor, riqueza e importancia. Es una cuestión cultural, cuanto más elaborado era el revestimiento el espacio adquiría un valor añadido, ejemplos de esto son la iglesias revestidas de mármol o de frescos, los grandes salones revestidos con telas, los cuartos de baño de mármol...

Por eso a veces todavía nos parece que dejar una pared blanca, no es digno de un salón o de una zona importante de la casa. Nos tenemos que empezara quitar estas ideas de la cabeza, porque a veces la falta de revestimiento tiene más fuerza que un revestimiento elaborado. Prueba de ello son estas casa que os enseño hoy, son casas con las paredes de ladrillo a vista, en algunos casos pintadas.






Como veis, da una imagen más informal, e incluso un poco industrial,  pero dependiendo de cual sea la idea que esté detrás del proyecto puede resultar una solución muy adecuada.

1 comentario:

Z--- dijo...

me encantan las paredess!!